Cirugía Andaluza | 2019 | Volumen 30 | Número 2 - Mayo 2019

Datos de la publicación


Estado actual y futuro de la cirugía hepatobiliar y pancreática


Estado actual y futuro de la cirugía hepatobiliar y pancreática

La cirugía hepatobiliar y pancreática (HBP) ha sido y es reconocida como técnicamente exigente debido a la complicada anatomía local y la variación anatómica, que requieren habitualmente de técnicas precisas. No cabe duda que hoy en día las técnicas de resección siguen siendo las opciones terapéuticas de elección en muchas patologías del área HBP, donde el refinamiento contínuo de las estrategias quirúrgicas y sus materiales a partir de simples resecciones, como la del lóbulo hepático izquierdo, han ido evolucionando hacia procedimientos de alto grado de especialización y personalizados a las necesidades de los pacientes.

Las limitaciones de la cirugía HBP, debidas al sangrado del sitio quirúrgico, volumen residual, resecciones complejas por la invasión vascular, se han ido superando con tasas de mortalidad postoperatoria bajas, destacando la mejoría en el manejo de perioperatorio, y los mecanismos de modulación hepática que han permitido procesos de regeneración del parénquima hepático sano.

En la actualidad, se reconoce que la cirugía laparoscópica del hígado es un método seguro y eficaz para el tratamiento de una variedad de lesiones hepáticas benignas y malignas. Su adopción más amplia se ha visto retrasada por la falta de experiencia, la falta de disponibilidad de equipo laparoscópico adecuado, el temor a eventos adversos intraoperatorios incontrolables y la insuficiencia oncológica percibida del abordaje. A lo largo de los años, se superaron todos estos obstáculos y un número creciente de estudios documentó la seguridad y la eficacia del procedimiento, con resultados beneficiosos a corto plazo y resultados a largo plazo comparables con los del enfoque abierto tradicional.

La cirugía laparoscópica hepatobiliar-pancreática (L-HBP), es un campo altamente especializado donde se están estableciendo importantes avances tecnológicos y desarrollos endoscópicos, esto está conduciendo a que el número de procedimientos vaya en aumento, aportando no solo la ventaja de una menor invasión sino también de menos hemorragias, menos complicaciones y ninguna desventaja oncológica.

Se espera que el abordaje laparoscópico en el área HPB se desarrolle aún más en el futuro, si bien la cirugía HBP no suplantará totalmente la cirugía abierta de HBP, el abordaje laparoscópico en pacientes seleccionados debe considerarse como el tratamiento de elección. Se espera que la L-HBP asistida por robot junto a los simuladores, apoyen los procedimientos operativos difíciles al permitir manipulaciones manuales más precisas. El principio básico de la L-HBP, así como otras cirugías digestivas, es lograr una invasión mínima con una seguridad óptima.

Miguel Angel Gómez Bravo

Unidad de Cirugía HBP y Trasplantes

Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla)