Cirugía Andaluza | 2018 | Volumen 29 | Número 4 - Noviembre 2018

Datos de la publicación


Editorial


Editorial

La innovación y el cambio están en el ADN de la medicina. Desde el inicio de la historia, la evolución constante está ligada a una profesión que no se entiende sin el estudio y la investigación en cada una de sus ramas. Probablemente, en este sentido, la cirugía ha sido una de las mayores beneficiadas de los desarrollos tecnológicos que han revolucionado la práctica diaria.

En este ámbito, en los últimos años se han introducido numerosos avances que han permitido minimizar los tiempos quirúrgicos, reducir las estancias pre y postoperatorias, afinar los diagnósticos y maximizar los resultados cosméticos. Nuevos instrumentos de energía o selladores de tejidos han aparecido para ayudar en procedimientos complejos y solventar situaciones comprometidas durante el procedimiento quirúrgico. Los abordajes mínimamente invasivos han llegado para quedarse, siendo parte del día a día de la formación quirúrgica y constituyendo un arsenal esencial en la cirugía del siglo XXI.

En el caso concreto de la Coloproctología, hemos conseguido llevar a cabo procedimientos robóticos, curar pacientes con células madre o factores de crecimiento, aplicar marcapasos para mejorar la calidad de vida de pacientes incontinentes o incluso, “no operar” el cáncer. El éxito de la innovación en la medicina en general, y en la cirugía colorrectal en particular ha radicado en poder integrar los cambios sociales con las novedades tecnológicas, pero aquí, como en todo, existen luces y sombras.

Todos estos cambios persiguen la optimización del tratamiento de los pacientes junto con mejoras en la calidad asistencial pero en ocasiones, algunos de estos avances se convierten en modas que de una u otra forma, terminan pasando y quedando como un gran desembolso económico para nuestro sistema de salud público o privado sin los beneficios prometidos.

El Grupo Andaluz de Coloproctología, comprometido desde su creación con la investigación y la formación aplicada a la Asistencia Sanitaria, ha intentado en el número actual de Cirugía Andaluza desarrollar un punto crítico para las últimas incorporaciones terapéuticas y su uso actual por grupos con experiencia. Desde la aplicación de terapias celulares para enfermedades benignas, hasta nuevos dispositivos robóticos para distintas patologías colorrectales, pasando por la implantación reciente de estrategias no quirúrgicas para el manejo del cáncer de recto. Todas estas innovaciones, junto con otras de máxima actualidad y controversia son analizadas por cirujanos de distintos Hospitales de nuestro medio.

Dra. R. Jiménez Rodríguez, Dra. A.M. García Cabrera, Dra. M.L. Reyes-Díaz