Asociación Andaluza de Cirujanos ASAC

ASACirujanos

Sigmoiditis severa que evoluciona a pileflebitis.

Autores: 
Vanesa Maturana Ibáñez Juan Hernándis Villalba Javier Espinosa Soria Vicente Marzal Felici Emilio Meroño Carbajosa Juan Navío
Centro: 
Hospital General de Elda. Alicante.
Resumen: 
INTRODUCCIÓN: La pileflebitis o tromboflebitis séptica de la vena porta es un proceso infeccioso cuya incidencia ha ido en aumento debido a un incremento en su detección por medio de las técnicas de imagen. Puede complicar la sepsis intrabdominal de cualquier etiología, aumentando la morbilidad y mortalidad de manera significativa.
Artículo: 

CASO CLÍNICO: Varón 51 años, con AP de HTA y diverticulosis con cuadro de diverticulitis en 2003. Ingresa por diverticulitis aguda con fiebre y dolor abdominal persistentes a pesar de tratamiento antibiótico. El TAC del ingreso informaba sobre múltiples divertículos en sigma con pequeña colección de gas extraluminal y pequeño trayecto fistuloso que desde uno de los divertículos de sigma discurre anterior a vasos retroperitoneales. Ante la falta de respuesta a tratamiento médico se realiza nuevo TAC que destaca la presencia de gas en la vena mesentérica inferior, esplénica, ejes esplenoportales, porta principal y sus ramas. Pequeño neumoperitoneo y lesión compatible con infarto triangular periférico del bazo. Ante el diagnóstico de diverticulitis aguda con pileflebitis se decide cirugía urgente realizándose intervención de Hartmann. Durante el postoperatorio el paciente presenta picos febriles, por lo que se realiza TAC abdominal que informa sobre dos colecciones intraabdominales de pequeño tamaño que respondieron a tratamiento antibiótico. El paciente posteriormente evolucionó favorablemente recibiendo el alta hospitalaria. 

COMENTARIOS: La pileflebitis puede complicar cualquier infección abdominal o pélvica que ocurra en la región drenada por el sistema venoso portal, especialmente diverticulitis, y menos frecuentemente apendicitis, colangitis o enfermedad inflamatoria intestinal. El microorganismo más comúnmente aislado es Bacteroides fragilis, seguido por bacilos aerobios Gram negativos. Puede tener un inicio y una evolución diversa, desde un paciente asintomático hasta shock séptico. La fiebre y el dolor abdominal son los signos más frecuentes. El diagnóstico requiere demostración de trombosis venosa portal o existencia de gas en el sistema portal acompañada de bacteriemia en un paciente febril. Dado que es una entidad poco frecuente, el diagnóstico con frecuencia se retrasa empeorando así el pronóstico. El manejo se basa en la antibioterapia de amplio espectro, en el tratamiento quirúrgico en los casos de focos infecciosos intrabdominales y en la terapia anticoagulante y trombolítica. Teniendo en cuenta el tipo de microflora mixta, se recomienda: ampicilina, gentamicina y metronidazol. A pesar de todo, la mortalidad es elevada (11-32%).

 

 

Bibliografía: 

No especificada.

Tema: 
Cirugía colorrectal.